SEGOVIA NO PUEDE DEJAR PASAR EL TREN

Desde hace más de dos meses en las más importantes estaciones por las que transcurre la Línea 102 Madrid-Burgos se están produciendo concentraciones ciudadanas para exigir la reapertura. En las estaciones y plazas mayores de Campo de San Pedro y Riaza una voz unánime de gentes de la comarca pide que el tren pare, que ofrezca servicios, que facilite la generación de riqueza, que asiente población y que ponga a la comarca en dia9_diciembre (2)el mapa ferroviario de nuestro país.

La Plataforma para la Recuperación Tren, en la que se hallan integrados CODINSE y varios municipios del Nordeste, junto con otras entidades e instituciones de Burgos y Madrid, no van a cesar en esta demanda, que consideran justa socialmente y de interés general para todo el país

La vía férrea Madrid-Burgos es la más moderna de España hasta que llegó el AVE. Además las líneas de alta velocidad sólo sirven para el tráfico de viajeros, su construcción es costosísima y hasta el momento no se rentabilizan al necesitar muchísimos más viajeros. A modo de ejemplo La Madrid-Barcelona trasporta una media de 16.000 viajeros diarios y precisaría para ello 100.000 y es la más rentable de las construidas. La fiebre de AVE que ha puesto en el horizonte que todas las capitales tengan que disponer de este servicio ferroviario ha provocado el abandono de líneas, que como la nuestra, pueden ser plenamente rentables bajo criterios sociales y económicos.

Ocho estudios avalan la reapertura.

Los   estudios que se vienen realizando desde 2005 arrojan en seis de ellos resultados siempre positivos para que esta línea funcione como las demás o mejor, aunque no lo suficientemente aireados. Todos ellos interpretan en mayor o menor medida el beneficio industrial y social que genera. El último realizado por la empresa Teirlog, por encargo del Centro de Transportes de Burgos, recomienda al Gobierno la reapertura, ofreciendo tres alternativas en cuanto a costos de las inversiones a realizar: 14 millones, 95 millones y 150 millones. La menos costosa sería para rehabilitar el túnel de Somosierra y la más cara para electrificar la línea, lo que permitiría incrementar los convoyes por encima de los 5000 al año.

Quizás sea más la falta de sentido común lo que mantiene esta línea de carácter internacional cerrada, pues es de 1968, y actualmente las mercancías circulan por vías de 1864 (la Madrid-Ávila-Valladolid-Burgos).

Una vía para descongestionar la carretera

La A1 viene acompañada de un flujo  de trasporte de mercancías y pasajeros que la convierten en la segunda carretera con más circulaciones de camiones de España. Los servicios de viajeros por autobús  exceden en temporada alta los 120 diarios, lo que supone más de 7.200  viajeros al día. Si contamos los viajeros que utilizan el coche particular el número asciende a 180.000 personas directamente.

Las políticas ferroviarias de la Unión Europeas apoyan este tipo de líneas

La lucha contra el cambio climático tiene un aliado en el fomento del transporte por ferrocarril, al ser medio de trasporte de gran densidad que menos gases de efecto invernadero genera. Intentan homologar y actualizar la totalidad de la red de las vías convencionales a las nuevas medidas de seguridad y estándares técnicos impuestos por la UE. Como por ejemplo ERTMS-2 en toda la red básica europea y que permite la conducción autónoma de todos los trenes, así como especificaciones para trenes de mayores longitudes y tonelajes con el objeto de dinamizar la economía dotando las vías de electrificación y favoreciendo la duplicación de vías.

La intermodalidad es otro objetivo de la UE, al apostar porque las vías se rentabilicen al máximo ofreciendo el transporte de viajeros y mercancías.

Una vía estratégica 

La conexión más corta y eficaz desde el norte y Francia hasta Algeciras pasa por esta vía. El puerto de Bilbao, la Y Vasca , y el paso de Irún desembocan en Burgos en su dirección hasta Madrid. El puerto de Algeciras es estratégico no sólo por el altísimo nivel de mercancías; sino porque es  el punto de conexión más importante en el tránsito hasta el norte de África. En Castilla y León trascurre por dos de los polos industriales más importantes de nuestra comunidad: Burgos y Aranda de Duero. Para el Nordeste de Segovia debe ser un revulsivo en la lucha contra la despoblación, debido a que por situación estratégica inexorablemente se han de ubicar empresas que desarrollen el tejido industrial y a la par facilitar el trasporte de viajeros.

Todos juntos reivindicamos la reapertura

La Sierra Norte de Madrid, el Nordeste de Segovia y la provincia de Burgos desde hace muchos años ha considerado vital esta línea. Estamos en un nuevo tiempo, la lucha contra el cambio climático está de nuestra parte, la despoblación rural de nuestros territorios  es una evidencia. Por todo ello no debemos cejar en la reivindicación constante para reabrir la línea. El pasado día 19 de febrero se reunieron en Burgos representantes de las cámaras de comercio de las provincias de este eje central ferroviario (de Bilbao a Algeciras) junto con representantes políticos de estos territorios. Ejerció de anfitrión el ayuntamiento de la capital burgalesa; pero tenemos que ser nosotros los que constantemente mantengamos viva esta justa reivindicación. Tenemos dudas de que nuestros representantes políticos provinciales estén en sintonía con nuestros planteamientos; ya que no constatamos un interés manifiesto de ir conjuntamente con las fuerzas sociales y económicas del Nordeste de Segovia en pro de conseguir una reapertura de la línea que debe influir muy positivamente en la generación de riqueza en nuestro territorio facilitando el asentamiento empresarial así como la facilidad del desplazamiento de viajeros. Bajo ningún concepto aceptaríamos que el tren pasara por nuestro territorio y que no tuviera una repercusión efectiva en él. Una vez más sentiríamos la utilización de nuestro espacio para la construcción de infraestructuras; pero sin  propiciar los efectos positivos que sí conllevan para otros lugares más lejanos. Aquí todos somos ciudadanos que habitamos un mismo país.